Tener un perro. Cuidados básicos. Un perro implica muchos cuidados y tareas que no siempre son obvios. Además del cepillado regular y la inspección del pelaje para detectar la presencia de parásitos, debes examinar minuciosamente las orejas, las patas, los dientes y los ojos, ya que estas zonas también requieren la atención del cuidador. Pero los tratamientos puramente cosméticos no son suficientes: según el refranero popular, «la verdadera belleza está en el interior»; una nutrición adecuada también es una parte importante del cuidado de una mascota, ya que procura una piel sana, cabello fuerte y resistencia natural a hongos y otros microorganismos. Si quieres procurar a tu perro una vida plena, sana y feliz, sigue leyendo: te contamos qué debes vigilar.



Diferentes razas de perros, requieren cuidados diferentes.

Antes de decidir tener un perro.


¿Ya tienes decidido qué perro incorporar a tu familia? ¿Maravilloso pelo ondulado, o tal vez largo y sedoso? ¿Quizá deliciosos pliegues de piel en todo el cuerpo o algodonosos rizos blancos como la nieve? A menudo, lo que parece impresionante en las imágenes y vídeos se traduce después en tratamientos y cuidados que requieren mucho tiempo. Antes de elegir una raza de perro estéticamente atractiva, comprueba si coincide con tus hábitos y expectativas.
Debes tener en cuenta que las razas de pelo largo, con mucha muda, o sensibles a la suciedad no son adecuadas para ti si:
.- No tienes tiempo ni ganas de cepillarlo todos los días.
.- Odias el pelo en tu ropa.
.- No vas a bañar a tu mascota con frecuencia.
.- No quieres gastar dinero en peluqería y estética.

Acicalar un perro: ¿qué determina la cantidad de tiempo y energía?

El cuidado de un perro depende en gran medida de su raza y de su naturaleza: los canes de pelo largo requieren muchos más cuidados que los de pelo corto, que no tienen subpelo. Lo mismo se aplica a las razas criadas al extremo, como los bulldog, susceptibles a enfermedades e infecciones de la piel; en este caso las medidas preventivas son importantes para evitar, entre otras cosas, hongos en los oídos, inflamación de los pliegues de la piel o enrojecimiento de los ojos demasiado secos o llorosos.
El temperamento del animal y el entorno en el que vive también son importantes: los perros a los que les encantan los baños de barro o cavar en el jardín, necesitan un contacto más frecuente con agua y jabón que las razas mimosas, que prefieren relajarse en la comodidad del sofá de casa.

La base de todo cuidado: acostumbrar al perro a una rutina.

Independientemente de la cantidad de tiempo y energía que necesites dedicar a los cuidados básicos del perro, el primer paso debe ser acostumbrarlo a los tratamientos de higiene. Será más fácil para los dueños de cachorros acostumbrarlos a estas tareas, ya que resulta más facilmente domesticarlos mediante el juego; por ejemplo, puedes usar un cepillo mientras les revisas las orejas o la boca, y luego, gradualmente también jugar con pinzas para garrapatas o cortaúñas, lo que les acostrumbrará al artefacto y no le temerán cuando lo uses más adelante. Tal misión será más difícil en el caso de animales adoptados en la edad adulta, cuyo cuidado probablemente habrá sido escaso con anterioridad. Ganarse la confianza ciertamente llevará más tiempo aquí, pero con paciencia y tesón, será posible cuidar al perro sin obtener a cambio gruñidos o mordeduras, y sin sufrir estrés.

Bañar un perro puede ser una actividad relajante y placentera para ambos.

Tipos de cabello – ventajas y desventajas.

Debes saber que, por lo general, los perros que no pierden pelo deben visitar a un peluquero, y los que tienen el pelo corto suelen mudarlo dos veces al año. Las razas sin pelaje son sensibles al frío, mientras que las razas de pelo largo requieren un cepillado diario. Cuando sea necesario, peinar y recortar eliminará el pelo sobrante y evitará que el pelaje se enrede, así como también eliminará los fragmentos descuidados del pelaje del perro. Un cepillo o un guante de masaje se encargarán de la adecuada irrigación sanguínea de la piel.
Existen los siguientes tipos de pelo de perro:

Pelaje largo:

Los perros de pelo largo pueden tener también una capa interna conocida como subpelo. En razas como el bobtail, el border collie, el terrier tibetano, o el cocker spaniel, ambos pelajes son muy exuberantes, pero muchos perros de caza de pelo largo, como los setters, tienen poco subpelo.
Aseo: El pelaje con una pequeña cantidad de subpelo requiere un cepillado regular, pero los tratamientos no requieren mucho tiempo. Los perros de pelo largo con un subpelo fuerte requieren un cepillado casi diario, ya que este tipo de pelaje tiende a formar esteras y afieltrados.

Pelaje liso corto:

este es recto, sin subpelo, y consiste solo en el pelaje externo. El perro pierde relativamente poco pelo y en cantidades aproximadamente iguales durante todo el año. Las razas de pelo liso incluyen, por ejemplo, boxers y pinschers.
Cuidados: Requiere masajear con guante o peinar con cepillo de goma una vez a la semana. En caso de suciedad, puede limpiarlo con una toalla húmeda.

Doble pelo corto:

Además del manto exterior, este tipo de pelaje presenta un abundante subpelo. Los perros de esta categoría lo mudan durante todo el año y lo cambian en primavera y otoño. Las razas que poseen este tipo de pelaje incluyen el pastor alemán, el labrador, el rottweiler, el spitz y los perros de trineo.
Aseo: Cepillado 2-3 veces por semana, pero en primavera y otoño hay que aumentar a 4-5 veces por semana o casi diariamente. En el caso de contaminación «aromática«, se requiere un baño.

Pelaje rizado:

Los perros con «permanente» son especialmente populares entre los humanos alérgicos porque, aunque su pelaje tiene una capa interna, apenas sueltan pelo. Sin embargo, dado que no hay cambio de pelaje, los perros con rizos deben recortarse regularmente. El representante más famoso de las razas rizadas es el caniche, pero este grupo también incluye los perros de agua.
Limpieza: Además del aseo regular, los perros con pelo rizado pueden bañarse con más frecuencia.

Pelaje lacio duro:

Esta capa es impermeable al agua y generalmente se proporciona con una capa interna exuberante. Este grupo incluye, entre otros, el braco alemán de pelo duro, schnauzers, border terriers, etc. Atenciones: Solo la capa superior requiere recorte.

Tipos de pelaje raros:

Aquí se incluyen perros desnudos, como el crestado chino, que no necesitan peinarse pero son sensibles al sol. También hay perros con «rastas», como el pulli húngaro, cuyo pelaje de «fieltro» requiere cuidado especial. Para obtener información sobre la mejor manera de cuidar a un perro tan especial, lo mejor es consultar a un peluquero veterinario certificado.

La alimentación es una parte muy importante para la salud canina.

Cuidado desde el interior. Alimentación

El cepillado, ya lo hemos visto, es importante y forma parte de los cuidados básicos del perro, pero un pelaje realmente hermoso y una piel fuerte, bien hidratada y sin caspa están garantizados sobre todo por una alimentación de alta calidad. Las comidas equilibradas y sin añadidos químicos innecesarios (¡y la mayoría de las veces dañinos!) asegurarán una flora bacteriana saludable, que es una protección natural contra los gérmenes y tiene un impacto directo en un pelaje sano y brillante. Una nutrición adecuada es como cuidar a tu perro de dentro hacia afuera.

¿Con qué frecuencia debes bañar a tu perro?

Bañar a tu perro sigue una regla tan simple como eficaz: tan pocas veces como sea posible, tan a menudo como sea necesario. La razón de ser del baño estará ligada a un grado importante de suciedad, u olor agradable sólo para las mascotas que prefieren los «perfumes naturales«. En general, a los perros no les suele agradar el baño si no están acostumbrados, y harán un drama cuando llegue la hora de este procedimiento higiénico tan «radical«, pero aprenderán a tolerarlos si los acostumbras. Asegúrate de que el agua no entra en los oídos o los ojos del animal durante el baño y procúrale una superficie estable (por ejemplo, en forma de alfombra de goma) para que el perro no resbale y se sienta más seguro.

Examinar la piel concienzudamente.

Excepto en los fríos días de invierno, las garrapatas son un problema frecuente en las mascotas. Dado que las preparaciones químicas fuertes (pipetas o tabletas) no estarán exentas de efectos secundarios (a veces se notan con un retraso prolongado, lo que dificulta encontrar la causa), resultará sensato probar antes los repelentes de parásitos naturales, y dejar soluciones más drásticas para momentos puntuales. Internamente, es decir, agregándolo a los alimentos, puedes usar preparaciones vegetales con contenido de cistus, levadura, ajo, semillas de calabaza o copos de coco. Externamente, para frotar en el pelaje, son adecuados los aceites esenciales de lavanda, eucalipto de limón o ylang-ylang y aceite de coco.
Pero, independientemente de las medidas de protección que uses, revisar el pelaje y la piel para detectar la presencia de invitados no deseados debe convertirse en tu rutina diaria. Cuanto antes se elimine una garrapata «amarrada«, menor será el riesgo de infección con la enfermedad de Lyme u otras.

¿Cómo cuidar las patas de los perros?

Entre los cuidados básicos del perro, no debemos olvidar las patas. Estas requieren más atención y mimos en invierno y verano. En época de frío y zonas con nieve o hielo, las calles salpicadas de sal y preparados químicos para descongelarlas hacen la vida muy difícil a nuestros amigos de cuatro patas. Para evitar el contacto con sustancias agresivas, debes lubricar las almohadillas de las patas con vaselina o un bálsamo graso especial antes de caminar. Si lo olvidaste, lávale las patas con agua tibia después de regresar de una caminata. Acorta regularmente el cabello demasiado largo entre los dedos de los pies, ya que en los días helados, la nieve y el hielo forman aglomeraciones que causan dolor y dificultan el caminar.

Por contra, en los días calurosos, las almohadillas de las patas deben cuidarse adecuadamente, ya que se secan rápido y son propensas a agrietarse. Con temperaturas altas, debes preferir paseos por el campo, preferiblemente en horas de la mañana y la tarde. Evita mantener a tu perro sobre asfalto caliente durante demasiado tiempo (¡Cuidado también con las tapas metálicas!). Controla regularmente el estado de las patas del perro para que no se acumule suciedad entre los dedos o partes individuales de las almohadillas, lo que puede provocar microlesiones e inflamación. Si descubres cuerpos extraños, retíralos, enjuaga la pata con agua si es necesario, y corta con cuidado el pelo enredado y sucio con unas tijeras de punta redonda.


El dogtor nos cuenta una curiosidad sobre los perros.

Curiosidad: ¿Has encontrado las patas de tu perro malolientes y no sabes cómo evitarlo? Las patas de los perros de hecho desprenden un olor fuerte, pero eso no es motivo de preocupación. Hay glándulas sudoríparas en las patas: este es el único lugar donde un perro puede sudar, regulando así su temperatura corporal.


Limpieza de las orejas.

La limpieza de las orejas es probablemente el procedimiento que menos gusta a los perros, ya que estas son un órgano muy sensible. Sin embargo, los controles regulares de su estado son imprescindibles, especialmente si tienes una mascota con orejas colgantes. El interior cálido y húmedo de la aurícula es un ambiente ideal para el desarrollo de hongos, ácaros, o bacterias, así que asegúrate de revisarlas a fondo una vez por semana. Por el contrario, las orejas tiesas, constantemente aireadas, no son problemáticas y, a menos que se hayan ensuciado mucho (por ejemplo, en un baño de barro), no es necesario tratarlas con tanta frecuencia. Para limpiarlas, usa una gasa limpia; nunca uses paños que puedan dejar fibras, ni bastoncillos de algodón, ya que podrías dañar su oído interno accidentalmente si tu perro hace un movimiento brusco.

La limpieza de las orejas también requiere nuestra atención.

Los dientes: higiene bucal.

Afortunadamente, no es necesario cepillar los dientes de tu perro todos los días, pero si tu mascota es propensa al sarro, debes usar pasta y un cepillo apropiado de vez en cuando. Comprueba el estado de los dientes y las encías aproximadamente cada dos semanas, levantando suavemente los labios y dejando al descubierto la dentadura.

Hay una gran variedad de juguetes para masticar disponibles en las tiendas de mascotas, que ayudan a limpiar los dientes de tu perro al masticarlos y frotarlos. Sin embargo, debes tener cuidado con su composición: los conservantes, el azúcar y los potenciadores del sabor tienen prohibido estar allí. Los mejores son los masticables naturales, los juguetes de cafeto u otros materiales naturales, y las golosinas especiales a base de lácteos, que es un antibacteriano natural y evita la formación de placa.
Los depósitos de color marrón amarillento en los dientes y el mal aliento son signos claros de sarro. Si es avanzado, pueden provocar inflamación y dolor al animal; en este caso, será obligatorio contactar con tu veterinario, que valorará si es necesario una limpieza bucal profunda con sedación.
Si quieres saber más sobre la higiene bucal, puedes leer «Higiene dental. Lo que debes saber«.

Los ojos: ¿Qué cuidados requieren?

Por lo general, no es necesario un cuidado ocular extenso para los ojos de un perro, pero hay algunas razas sobrecriadas que sufren de ojos secos o llorosos. Esto se debe al cráneo acortado al máximo, lo que lleva a ojos saltones de forma poco natural. Este grupo incluye, entre otros, pugs, malteses y bulldogs franceses. Es mejor no fomentar tales razas, pero si ya te has decidido por una de ellas, puedes lavar los ojos de tu perro con agentes especiales que contengan hierbas o ácido hialurónico.

Resumen:

Cuidados básicos del perro. Debes tener en cuenta que la cantidad de tiempo y esfuerzo que dedicas al cuidado de tu mascota depende en gran medida de su raza. Antes de decidirte por un perro que te cautive por su encantador aspecto, averigua si el cuidado que requiere su tipo de pelaje, piel arrugada u orejas sensibles está fuera de tus posibilidades. El cuidado regular fortalecerá el vínculo entre tu perro y tú, y sin duda te ahorrará problemas futuros que pueden ser más difíciles de solucionar (y más caros).
¿Te ha quedado alguna duda? No dudes en dejarnos tu comentario o tu experiencia personal. Estaremos encantados de leerte.

5 1 vota
Article Rating
Suscribirse
Notify of
guest
2 Comments
Recientes
Antiguos Más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Albert
Albert
1 year ago

Buen artículo! Me ha servido para tener más información antes de escoger el perro que tenía pensado (Un lebrel afgano). No había tenido en cuenta el trabajo que puede suponer cuidarlo.
Gracias!

Family Vet
Reply to  Albert
1 year ago

Muchas gracias por tu comentario, Albert.
A veces pasamos por alto lo más obvio: ¡Las mascotas requieren muchos cuidados!
El lebrel afgano es un animal precioso, cuyo pelaje requiere atención extra, pero que te dará muchas satisfacciones personales si finalmente te decides por escoger esta raza. Suerte!

× Chat

Sí, usamos cookies necesarias, y debes aceptarlas para continuar. También puedes consultar nuestra Política de cookies.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar